Aromaterapia en saunas y baños turcos

El sentido del olfato es uno de los más evocadores que tenemos. Es capaz de activar recuerdos de nuestra memoria que creíamos olvidados, hacernos regresar a nuestra más tierna infancia, además de potenciar nuestras emociones y sentimientos.  De hecho, está demostrado que los aromas agradables aportan múltiples beneficios para nuestra salud y que tienen un efecto terapéutico importante, ya que son capaces de influir de forma positiva en nuestro cuerpo y mente, ofreciendo una agradable sensación de calma y bienestar.

Es por esa razón que la aromaterapia, es decir, el uso de fragancias perfumadas derivadas de plantas, combinado con el agradable calor de una sauna finlandesa o baño turco, lleva utilizándose desde la antigüedad con fines medicinales. Sus numerosas propiedades, son capaces de incidir en nuestro estado de ánimo, calmar la ansiedad y mejorar nuestros problemas respiratorios.

Beneficios de la  aromaterapia

Si tanto, el vapor seco de la sauna como el calor húmedo del baño turco, ya aportan por si mismos numerosos beneficios a nuestra piel, huesos, sistema respiratorio y circulatorio, el efecto terapéutico se multiplica, si además añadimos e inhalamos las propiedades relajantes y descongestionantes de algunas fragancias frescas.  Estos son algunos de los efectos positivos que proporciona la unión de la aromaterapia y la sauna a tu salud:

. Fragancia de eucalipto. El fresco aroma a bosque que aportan sus aceites esenciales, relajará la tensión muscular y te trasladará inmediatamente a plena naturaleza, estimulando tu estado de ánimo, si te sientes aletargado. Además, gracias a sus propiedades purificantes, antiinflamatorias, antimicrobianas, expectorantes y descongestivas, conseguirás prevenir y aliviar las diferentes dolencias respiratorias o procesos gripales que pudieras tener a lo largo del año, sobre todo en invierno.

. Fragancia de limón. Su potente aroma a cítrico, mezclado con el calor de la sauna consigue un efecto dinamizador, energizante y revitalizante en ti. Libera endorfinas que potencian tu buen humor, logrando generar una sensación de bienestar total.

. Fragancia de menta. La inhalación de su fresco aroma dentro de la sauna unido a las propiedades medicinales de esta planta consigue combatir las migrañas, la fatiga mental, además de actuar como poderoso vasoconstrictor, descongestionante y mucolítico. Sin duda, un remedio natural perfecto para aliviar los molestos resfriados, gripes e incluso mejorar cuadros intensos de bronquitis y asma.

. Fragancia de lavanda. El aroma de esta flor, conlleva efectos calmantes que ayudan a reducir los niveles de ansiedad, estrés, acabar con el dolor de cabeza, de los cálculos renales, los problemas musculares y a conciliar el sueño. Es por eso que se recomienda a personas que tienen problemas de trastorno del sueño.

Cómo añadir las fragancias a tu sauna y baño turco

Existen diversas formas de disfrutar del placer sensorial de los aromas dentro de una sauna con el objetivo de aprovechar los beneficios terapéuticos que estos ofrecen, Estas son algunas de las técnicas más utilizadas en aromaterapia:

Difusores de aceites esenciales puros o con agua. En el caso de utilizarse aceites esenciales puros para aromatizar el ambiente, se recomienda no tenerlo encendido más de 15 minutos.

Vaporizadores. Los que más éxito están teniendo en los últimos tiempos son los de vapor de agua en suspensión, ya que permiten expandir los principios activos de los aceites esenciales de una forma suave y continua durante todo el tiempo que dure la sesión de sauna.

Difusor de aceite esencial con ultrasonidos. Este tipo de difusores de aromas utilizan una moderna tecnología de nebulización ultrasónica con la que se garantiza la propagación óptima de la fragancia por todo el habitáculo, dejando un agradable perfume dentro de la sauna. Mediante el sistema de ultrasonidos aumentaremos los niveles de oxígeno y agua en el aire, logrando con ello vivir una experiencia única.

Dispensadores automáticos de fragancias. Mediante accesorios extra incorporados a la sauna se podrán difundir de forma controlada y regulada las fragancias que elijamos gracias a paneles de control.

Fragancias líquidas para verter sobre las piedras de la sauna. Se pueden mezclar con agua las esencias líquidas que prefieras antes de verterlas en el recipiente que va incorporado a la estufa o sobre las piedras calientes. De esta manera, y con la ayuda del vapor que se genere dentro de la sauna, conseguiremos activar los principios activos de los aceites esenciales y, por tanto, potenciar sus efectos saludables.

Los aceites esenciales naturales puros pensados para saunas jamás deben utilizarse sin diluir. Por eso, las fragancias, como las que tenemos en Avilsa, están elaboradas mediante una solución de alcohol cosmético que, mezclado con agua, permite difundir de forma correcta los aromas, conservar su perfume y todas sus propiedades saludables.

Para aplicar la dosis diluida adecuada sobre las piedras calientes se recomienda utilizar entre 10 y 20 ml por litro de agua, es decir, 1 a 2 tapones.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *