Descubre los beneficios del baño turco para la salud

El baño turco -también conocido como Hammam-, forma parte de las costumbres árabes desde hace siglos como un ritual cotidiano en el que poder relajarse y disfrutar de la compañía de amigos o familiares. Pero, aunque muchos lo desconozcan, es originario del Imperio Romano. En esta época se instauraban termas y baños públicos que formaban parte de la vida social y que hoy en día se siguen imitando.

Este tipo de baños, a base de vapor, han formado parte de la historia en muchas civilizaciones y aún están presentes en nuestra sociedad como una fuente de salud física y mental. Desde Avilsa, te contamos todo lo que necesitas saber sobre los baños turcos. ¡Echa un vistazo!

¿En qué consiste el baño turco?

El baño turco es principalmente un baño de vapor que aporta grandes beneficios a nivel físico y también de relajación.

Las características principales de este tratamiento de hidroterapia, a diferencia de la sauna finlandesa, residen en el calor húmedo que desprende este espacio. En algunos casos puede alcanzar el 100% humedad y temperaturas de entre 55 y 70 grados. Justo las propiedades contrarias a la sauna seca o finlandesa donde la humedad no supera el 20% y las temperaturas oscilan entre los 80 y los 90 grados centígrados.

Cómo tomar un baño turco: pasos a seguir

Si quieres disfrutar de esta experiencia al completo, necesitas conocer algunas pautas antes de comenzar. El baño turco es todo un ritual en el que es necesario seguir una serie de pasos y fases. Para iniciar el tratamiento, los especialistas aconsejan tomar agua para evitar la deshidratación y no entrar con el estómago vacío o tras haber realizado una comida copiosa. Tras esta pequeña preparación, te contamos algunas sencillas técnicas para tomar el baño turco perfecto:

  1. En la primera fase de calentamiento, mantente sentado o semiestirado durante al menos 15-20 minutos. Se recomienda estar desnudos o cubrirse con tejidos que permitan la transpiración. Transcurrido este tiempo, toma una ducha fresca y reposa algunos minutos.
  2. La segunda fase de enfriamiento consiste en una ducha fría donde los músculos se tonifican.
  3. Puedes repetir el proceso en el Hammam y culminar con otra ducha fría vigorizante. ¡Y te sentirás como nuevo!

Precauciones antes de tomar un baño turco

Aunque los baños turcos nos ayudan a relajarnos y son muy beneficiosos para nuestra salud, hay que tener en cuenta que el ritmo cardíaco se llega a duplicar -en ocasiones supera las 100 pulsaciones por minuto-, debido a las altas temperaturas. Es por ello que no está recomendado para personas mayores o con problemas cardiovasculares. Además, el vapor y el exceso de calor también pueden ser perjudiciales para las embarazadas.

Beneficios del baño turco para la salud

  • Acelera las funciones metabólicas. Es uno de los beneficios más destacados. El calor y el vapor estimulan el sistema circulatorio junto a los sistemas respiratorio, hormonal y nervioso. ¡Todo ventajas!
  • Aumenta la capacidad de absorción del sistema respiratorio. Incrementa la capacidad de intercambio de oxígeno de los pulmones y humedece las vías respiratorias. Es un tratamiento muy recomendable en casos de bronquitis o resfriados.
  • Efecto relajante inmediato. Los baños turcos son perfectos para situaciones de estrés o ansiedad, aportando bienestar y mejorando el descanso nocturno.
  • Mejora el aspecto de la piel. Gracias al vapor, los poros se dilatan expulsando las impurezas y toxinas rápidamente. Además, permite la oxigenación de la piel aportando firmeza y suavidad. Para las personas que padecen acné, el Hammam es una técnica muy efectiva.

Baño turco en casa: diseñamos un espacio a tu medida

¿Te gustaría desconectar del mundo? Los baños turcos nos ofrecen esa relajación física y mental que tanto necesitamos hoy en día. Si eres propietario de un spa o deseas instalar en casa un pequeño rincón para relajarte, en Avilsa disponemos de increíbles diseños y materiales de gran calidad.

  • Diseños a medida. Personalizamos los habitáculos al espacio, ambiente y estilo decorativo que nuestros clientes desean. Además, incluimos en nuestras estructuras un panelado especial para lograr el aislamiento acústico y térmico perfecto.
  • Diseños WED. Los diseños WED se caracterizan por una gran personalización de los habitáculos ya que cuentan con un diseño y unas prestaciones muy especiales.
  • Diseños acrílicos. En Avilsa disponemos de una amplia variedad de acabados que van desde el atractivo mármol hasta el barro o la cerámica. Para estos materiales presentamos un modelo con terminación acrílica, por ser un material flexible y de alta durabilidad que resiste a la perfección los cambios bruscos de temperatura.
  • Diseño fabricando en obra o en Wedi. En la instalación del habitáculo ofrecemos a nuestros clientes la opción de realizar obra o una instalación de panelado.

 ¿Te gustaría instalar un baño turco? Si buscas asesoramiento, en Avilsa te ayudaremos a elegir la opción más adecuada para ti. No lo dudes y ¡llámanos!

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *