Cuidados básicos para mantener tu sauna siempre en buen estado

El bienestar físico y mental unido a los numerosos beneficios saludables que las saunas finlandesas de vapor caliente nos han proporcionado a lo largo de la historia han conseguido que a día de hoy se hayan convertido en un complemento fundamental para realizar tratamientos alternativos y en objeto de deseo para muchos. De hecho, cada vez más personas deciden tener esta inagotable fuente de salud en su propio hogar con el fin de disfrutar de ella para desconectar, relajarse y eliminar así, todo el estrés acumulado durante el día.

Sin embargo, una vez tengamos instalada nuestra sauna en el rincón favorito de la casa será necesario llevar a cabo, una serie de cuidados de mantenimiento y revisiones periódicas para que ésta funcione y se conserve en buen estado el mayor tiempo posible.  En caso de requerir la reparación o sustitución de algún elemento es recomendable acudir siempre a un servicio técnico riguroso y de alta calidad, especializado en el mantenimiento de saunas para acometer los arreglos que sean necesarios.

Si quieres saber qué tienes que hacer para mantener siempre en perfectas condiciones tu sauna finlandesa, ¡no te pierdas los consejos básicos que te ofrecemos, a continuación, desde Avilsa!

Pasos a seguir para el correcto mantenimiento de tu sauna

Contribuir al cuidado de nuestra sauna implica hacer un buen uso de la misma y seguir ciertas normas cuando se vaya a entrar en el habitáculo. Un ejemplo claro, sería colocar siempre una toalla antes de sentarnos o tumbarnos sobre el banco de madera. De esta manera, evitaremos que el sudor traspase este noble material, altamente poroso y que se estropee o se acumulen bacterias en su interior.

Sin embargo, estos no son los únicos factores a tener en cuenta para conseguir que nuestra sauna sea 100% salubre y que, además, nos funcione a las mil maravillas el máximo tiempo posible. Aquí te exponemos algunos de los pasos a seguir, si quieres mantener tu sauna como nueva ¡Toma nota!

  • Limpia y desinfecta la sauna cada 15 días. Al tratarse de un espacio que acumula un alto nivel de humedad necesita, al igual que los baños, una limpieza profunda de forma periódica. Para hacerlo bien es importante sacar cada 15 días todos los componentes y accesorios del interior para barrer y a aspirar la suciedad artificial, fregar y eliminar las manchas de sudoración adheridas a paredes, bancos y suelo con agua templada y lejía perfumada y, por último, desinfectar bien el resto de la instalación, en especial, las zonas de ventilación para que así, el aire se renueve.
  • Sustituye las piedras de la sauna al menos una vez al año. Debido a los oscilantes cambios de temperatura en su interior, lo normal es que las piedras de la sauna acaben por desintegrarse con el uso continuado. Por tanto, si utilizas la sauna una o dos veces por semana es aconsejable que las sustituyas una vez al año. En caso de tratarse de una sauna pública y que esté en funcionamiento entre 10 u 12 horas diarias, entonces se recomienda cambiar las piedras por otras nuevas cada siete meses. De esta manera garantizamos que el calentador funcione correctamente y que se evite su sobrecalentamiento. También es importante que las rocas estén siempre bien colocadas para que el aire fluya sin problemas a través del calefactor.
  • Calienta la sauna a la potencia adecuada. Por lo general, se considera que la sauna se encuentra a una temperatura correcta cuando alcanza entre 65 y 80 grados centígrados en su interior. A la hora de encender el calefactor por primera vez, es habitual que este desprenda un fuerte olor que tiende a desaparecer, una vez que la estancia alcance la temperatura adecuada, pasados los 45 minutos aproximadamente. Es importante también que, al encender la sauna, comprobemos que ningún objeto esté cerca u obstaculice el funcionamiento del calefactor.
  • Dosifica la cantidad de agua correcta en el calefactor. A medida que la temperatura del interior de la sauna aumenta es necesario que echemos agua sobre las rocas calientes que hay sobre el calefactor para lograr así, el nivel de humedad deseado. Se recomienda que la cantidad de agua vertida sobre las piedras en cada dosificación no exceda los 0´2 litros y que se haga sólo cuando las piedras estén completamente calientes. De esta manera, el agua se evapora correctamente, evitando que el líquido caiga dentro del circuito eléctrico y que el calefactor se estropee.
  • Elige los materiales de montaje y mantenimiento correctos. Elegir correctamente entre un amplio abanico de elementos y accesorios que componen nuestra sauna, incluso seleccionar bien las piezas de recambio en caso de avería, es un factor fundamental a tener en cuenta si queremos asegurar el buen funcionamiento y eficiencia de nuestra sauna. Cada estufa necesita contar con unas piedras específicas, además de unas válvulas de ventilación y rejillas concretas para soportar tanto el calor como la humedad dentro del habitáculo.

La importancia de elegir un distribuidor con un buen servicio técnico postventa para el correcto mantenimiento de nuestra sauna

Se requiere por tanto acudir siempre a profesionales con amplia experiencia que estén especializados en la instalación y reparación de saunas para dejártela siempre a punto y para dispensarte, si fuera necesario, cualquier pieza de recambio dónde y cuándo quieras de forma rápida y eficaz. Estos son sólo algunos elementos que habría que revisar o sustituir periódicamente para mantener correctamente nuestra sauna: los calefactores, paneles de control, sensores de temperatura y humedad, mandos, resistencias de estufas eléctricas, transformadores, válvulas, generadores de vapor, piedras, incluso el estado de la madera de los bancos, de los azulejos y del resto del mobiliario, entre otros accesorios.

Si ya dispones de una sauna en tu hogar necesitarás llevar a cabo acciones de mantenimiento periódicas de la mano de un buen servicio técnico para que tu sauna esté siempre como nueva. Por eso, en Avilsa contamos con un equipo de profesionales especializado en el cuidado de saunas que te garantizará, no sólo una instalación a medida sino también un trabajo de mantenimiento riguroso y de alta calidad. Además, en nuestras instalaciones contamos con todo tipo de piezas, componentes y materiales de repuesto que permitirán solucionar cualquier problema que se te presente de forma inmediata.

 

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *