Técnicas termales en Balnearios y SPAs: ¿cuál elegir y dónde?

El agua es un elemento fundamental para el ser humano y no es para menos, teniendo en cuenta que el 75% de nuestro organismo está formado por H2O. Es, por tanto, una fuente vital de valor incalculable, de la cual no podemos prescindir y que, a lo largo de la historia, nos ha servido, no sólo, para mantenernos hidratados permanentemente por dentro y por fuera sino también para mejorar nuestra salud mediante las llamadas hidroterapias y sus múltiples técnicas termales.

Desde que existieran las antiguas termas romanas hasta los sofisticados balnearios y Spa que conocemos hoy en día, se sabe que el agua ha tenido un papel terapéutico primordial, debido a la infinidad de beneficios que aporta, pues es capaz de mejorar e incluso curar, afecciones respiratorias, dermatológicas, del aparato locomotor o simplemente combatir el estrés, relajando nuestro cuerpo y mente de la rutina diaria.

Considerando, por tanto, que el objetivo principal de la aplicación de las aguas termales es conseguir prevenir y mejorar determinadas patologías, desde Avilsa queremos mostrarte aquellas técnicas que resulten más adecuadas en función de tus necesidades. Existen multitud de aplicaciones terapéuticas ¿quieres conocerlas? A continuación, te presentamos algunas de las técnicas termales más destacadas.

 

3 técnicas termales fundamentales para tu salud

Antes de dar a conocer algunas de las más populares es importante explicar qué se entiende por técnicas termales. Son todos aquellos procedimientos terapéuticos en los que se utiliza agua minero-medicinal, con métodos definidos en función de la temperatura, la presión del agua, el tiempo de exposición y también por el tipo de equipamiento. Así que, centrándonos, por ahora, únicamente, en las técnicas utilizadas y su aplicación terapéutica, Avilsa te muestra las siguientes opciones.

  1. Chorros a presión o termal (Chorro jet). Técnica basada en la proyección de una corriente de agua a temperatura y presión determinados, orientada manualmente hacia aquellas zonas del cuerpo a tratar, siguiendo un recorrido predeterminado. Al igual que un masaje tradicional, consigue aliviar el dolor de inmediato, otorgando un efecto relajante, analgésico y tonificante.
  2. Maniluvios y Pediluvios. La primera es una técnica de baño parcial que tiene una temperatura aproximada de 38 grados y que se aplica sobre las manos y brazos para aliviar los casos de artrosis, otras dolencias inflamatorias, afecciones traumatológicas como esguinces y tendinitis e incluso para tratar reacciones alérgicas en dichas zonas. En los pediluvios, sin embargo, el baño se aplica sobre las extremidades inferiores, concretamente en pies y zonas bajas de las piernas y al igual que en el caso anterior, sirve para mejorar problemas óseos, musculares y favorecer la circulación sanguínea.
  3. Piscinas termales. Dentro de ellas, los usuarios se pueden bañar disfrutando de las infinitas propiedades que contienen las aguas minero medicinales y llevando a cabo una correcta cadencia de inmersiones, con sus sucesivos periodos de recuperación y de aclimatación. Existen tantos modelos como balnearios y te puedes encontrar desde los más idílicos, enclavados en la naturaleza, hasta los más vanguardistas, dispensados con las últimas tecnologías.

piscina termal 

Balneario Vs Spa

Siendo conscientes de la necesidad creciente que existe en nuestra sociedad por cuidar y mimar nuestro cuerpo y mente, son cada vez más los espacios que ofrecen tratamientos y sesiones basados en el agua utilizando técnicas y procedimientos terapéuticos en pro de nuestra salud y calidad de vida.

Hoteles de lujo, tiendas, salas de fiesta, cafeterías e incluso gimnasios cuentan en la actualidad en su interior con balnearios, Spa o con centros de talasoterapia, pero ¿sabes en qué se diferencian? ¡Te lo explicamos!

  • En estos lugares se emplean aguas minero-medicinales y están situados cerca del manantial del que proceden. Se trata de instalaciones que mediante hidrología médica, tratan dolencias prescritas previamente por el médico o lugares para simplemente descansar.

 

  • Centros de Talasoterapia. Estas instalaciones utilizan el agua de mar, las algas y el barro como agentes terapéuticos para tratar problemas de circulación, estéticos, para relajarse, tonificar y revitalizar la piel o controlar problemas de estrés e insomnio mediante técnicas a presión, burbujas o ultrasonidos. A través de estos sistemas, la piel absorbe elementos marinos esenciales para el ser humano como el yodo, sodio, azufre, calcio o el magnesio.

 

  • Spa y circuitos urbanos. Se caracterizan por su filosofía preventiva y por llevar a acabo tratamientos estéticos basados en la hidroterapia. Durante los últimos años, estas instalaciones se han trasladado a la ciudad, ofreciendo un amplio abanico de posibilidades desde piscinas, termas, saunas, duchas escocesas hasta jacuzzis y baños turcos.

 

Conclusión

El agua es uno de los elementos clave para nuestra salud y es además un elixir fundamental para mantener nuestra belleza y juventud por más tiempo. Por lo que, acudir a balnearios, a centros de Spa o incluso el decidir instalar un equipamiento personalizado en nuestros hogares para someterse a tratamientos de hidroterapia o aliviar ciertas patologías, está siendo una alternativa de ocio y salud cada vez más frecuente. Y tú ¿qué opción elegirías?

 

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *